Quizá resida en la abundancia de las aguas la razón de la pervivencia de Antigüedad hasta nuestros días. Y el reconocimiento de esas dependencias haya motivado la incorporación de los arroyos a su escudo.

fuenteserranos5

Oscar Navarro

Cuatro eran los grandes abrevaderos hechos para atender los ganados que transitaban por la Cañada Real Burgalesa: Pozuelo, Garón, Los Serranos y Valdefuentes. Y también había abrevaderos en los Caños Altos y Bajeros, las Pilas de Valderrey, Pillella, entre otros, por no hacer más prólija la relación.

Las fuentes de Antigüedad, muchas de ellas ante los abrevaderos antes mencionados, constituyen una fresca y grata sorpresa. Como la Fuente de Garón, con su nacimiento bajo la ermita, que aún conserva piedras de la antigua fuente de Los Caños, que estaba en el pueblo, cercana al Atrio. Cuántas romerías se habrán esparcido a su alrededor. Cuánta sed apagada trás rezar a la Virgen. Cuánta fuerza daba para poder regresar al pueblo andando.

Fuente de los Serranos, un oasis en el Cerrato, un lugar de ocio inesperado, junto a la Cañada Real. Perfectamente integrado en el paisaje Cerrateño de cuestas y barcos. El caminante no sabe que admirar más, si el ruido de los caños, la lámina de agua de los abrevaderos suspendida en la ladera hasta llegar al Fuentehorno, o cómo cargan litros y litros de agua en grandes garrafas gente de los pueblos de los alrededores.

Fuente Luciana. Descubierta a finales del siglo XIX en la ladera de un valle sombrío que conduce hacia el arroyo Cerrato, Valdefuentes, Pillella… Fuentes todas para soborear el agua, convertidas en lugares de ocio y recreo.